Dar cumplimiento a lo dispuesto en la legislación local vigente, tanto nacional como autonómica, en materia de bienes y derecho municipales. Para ello, se procede a la identificación y ubicación de todos los bienes y derechos que conforman el patrimonio municipal: situación, uso, calificación, clasificación y valoración. En su caso, se realiza un informe de regularización. Establecer una base de datos que posibilite el seguimiento informatizado de los bienes objeto de inventario.